MADIBA

Por: J. J. Nuñez Del Carmen


El cielo en el horizonte, era una explosión de colores fueguinos, apenas ensuciado con unos cuantos cirros y sobrevolado por numerosas gaviotas. Sus pies descalzos sobre las blancas arenas, se encrispaban al contacto con las frías pero reconfortantes aguas de mar. El vaivén constante de las olas horadaba sublimemente sus oídos y el olor a agua marina impregnaba todos sus sentidos bañándolos de libertad.
Recordó aquella historia que decía que si cerraba los ojos y se concentraba lo suficiente, era posible escuchar al sol enfriarse mientras se sumergía en aquellas lejanas aguas. Entonces era un niño. Un pequeño niño con el futuro urgente  y un tren cargado de sueños listo para llevarlo por la ruta de la vida.
El sol yacía aún sobre las doradas aguas del infinito. Decidió que tenía que escucharle entrar al mar.
Hacerlo, sería lo último con sentido que recordaría haber logrado en la vida.
Súbitamente, inundaron su cabeza una serie de flashes con imágenes de diversos momentos vividos. Momentos que, en su mayoría, hubiera querido borrar. Desde luego, cayó en la cuenta de que no servía de nada lamentarse: “Lo hecho, hecho está”, aunque no dejaba de preguntarse sobre “lo que hubiera ocurrido si…”
El sol empezaba a besar las aguas.
-          Es tiempo de cerrar los ojos. – pensó.
Sin embargo, ante tanta belleza, se resistió a cerrarlos. Quería mantener esa imagen en su mente, en sus sentidos y en su alma. Si la libertad pudiera retratarse, definitivamente todo cuanto le rodeaba, le contaría una historia cuyo final redundaría con esa sensación. Ahora, que todo cuanto le rodeaba, sin barrotes de por medio, le hablaba sobre la ilusión de lo material y lo real de lo intangible.
No valía la pena hablar de los veintitantos años que pagó condena por uno, dos o mil cargos. Daba igual. Las hienas humanas visten de autoridad y dictan justicia de sangre al que con palabras siembra esperanza. No, no guardaba rencor a las hienas. Él no era como ellas, él nunca hundiría la cabeza en la carroña. Él era un ave y las aves vuelan.
-          Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma. – se dijo.
En ese punto entre la luz y la oscuridad; entre la tierra y el agua; entre lo real y lo irreal, cerró los ojos y extendió sus brazos y elevó su rostro al cielo. Su mente comenzó a separarse de su cuerpo. Miles de plumas nacieron de sus brazos. Su alma maravillada tocaba la realidad de sus sueños. Entonces lo escuchó. El sublime murmullo del sol tocando las aguas infinitas. Sinfonía cósmica del uno y el todo. Se sintió volar muy alto, hacia el horizonte. 
Hacia la eternidad.

Y así, mi palabra, fue rodando como piedra en torrente. He narrado para la memoria de la buena gente.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Alejandra por tus apreciación!!! Hay personas que son inmensamente grandes, tanto que al morir uno no puede creer que hayan existido realmente... es cuando comienza el mito.

      Eliminar
  2. Emocionante adios a un personaje que forma parte de la historia, Saludos de Trafficc Club y El Talco Negro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hermoso de los personajes que se vuelven leyenda es que al irse nos dejan un poco de su luz, quizás como rastro para poder seguirles.

      Eliminar
  3. Muy Buen homenaje..." Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma" exelente.
    Traffic Club
    THE DRAGON KING

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo pasará, roca, viento, agua, fuego, pero mi espíritu permanecerá firme, porque así lo decido siempre!!!! gracias por leerme!!!!

      Eliminar
  4. Un gran hombre que fue Mandela.... yo conocí parte de lo que hizo y como era gracias a la película de invictus. Que vuele mu muy alto es mi deseo.

    Saludos.

    Traffic club

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el espíritu de una persona es inmenso, se llega a sentir cierta familiaridad con ella, ya sea por osmosis o por alguna pelicula. Se fue dejandonos un rastro de luz!!!! gracias por leerme

      Eliminar

Publicar un comentario

Si te ha gustado este cuento, no olvides compartirlo, dale clik en "participar de este sitio" y lo más importante: dejarme tu comentario, me agradaría mucho conocer tu opinión!!!!

Entradas populares